miércoles, 14 de marzo de 2018

Mamá estás bien


Mamá estás bien

    Mamá, estás bien. Ya no tienes dolor. Tu rostro ha dejado de mostrar esa mueca de crispación. ¿No lo sientes? Es tranquilidad. ¿No lo notas? Es esa paz que anhelas, la paz que reclamabas en tus penas. Mamá. Mamá… Ya sé que hay sal en mis mejillas, pero no la toques; no me molesta porque ya está seca. Mamá… estás bien… Estás bien, mamá. Mañana te llevaré donde quieras, y allí espérame, que volveré por ti cuando me muera.

Aer

No hay comentarios:

Publicar un comentario